Saltar al contenido

La importancia de lo que no se ve

28 julio, 2011
Cisne negro

Fotografía de El ojo sayagues

Hace ya tiempo que leí El cisne negro, un libro de Nassim Nicholas Taleb. Se trata de una importante llamada de atención a los que se creen visionarios del pasado o del futuro. Nassim explica de forma brillante, como los sucesos completamente inesperados e impredecibles son los que han tenido un impacto mayor sobre la historia de la humanidad.

Algunos de los conceptos interesantes de los que habla el autor son:

Nadie sabe lo que pasa. Tenemos el vicio de pensar que el mundo es más compresible y explicable de lo que es en realidad. He hablado ya sobre este fenómeno en el artículo ¿Por qué tenemos la necesidad de explicarlo todo?. Los historiadores hablan sobre sucesos que ocurrieron hace siglos o milenios y los explican con una seguridad casi absurda. ¿De verdad alguien sabe algo sobre las motivaciones reales de los antiguos egipcios? Mi opinión es que solo tenemos trazas y que a partir de esas trazas creamos un lienzo enteros dejando de lado de matices y tonalidades de colores. No olvidemos que estos matices son los que diferencian un cuadro vulgar de una obra de arte.

La distorsión retrospectiva. Este peculiar término lo entenderéis fácil con un ejemplo. Quién no ha oído al comentarista de un partido de fútbol decir: “si en vez de a Busquets hubiese puesto a Xavi en el centro del campo, el partido lo hubiese ganado el Barsa”. A toro pasado todo es muy “sencillo” de explicar, pero no nos engañemos, los factores que influyen en el devenir de un partido son mucho más complejos. En ocasiones, comentaristas y aficionados gastan saliva explicando el efecto de tácticas o la ausencia de este o aquel jugador. Sin embargo, a menudo el partido se resuelve por detalle aleatorios e improbables como un jugador que tiene un golpe de suerte en un disparo, un balón que no entra porque el jugador lo ha golpeado un décima de segundo tarde o un portero que se tropieza en un mal momento.

Lo que no se ve es más importante que lo que se ve. Un ser humano como tú o como yo percibe una ínfima parte de lo que sucede a su alrededor. Nuestros sentidos están limitados y nuestro cerebro hace un trabajo de filtro increible. Es decir, la realidad y lo que nosotros percibimos en nuestro cerebro como real es completamente distinto. Ahora añade todo aquello que ocurre y que nuestros sentidos no perciben: conversaciones en las que no participamos, sucesos en los que no estamos presentes, personas a las que no conocemos, conocimientos que no tenemos. Si somos capaces de asumir esto seremos mucho más humildes porque nos daremos cuenta de nuestras limitaciones a la hora de hacer juicios y sacar conclusiones. Lo que vemos es una mínima parte comparado con lo que no vemos. Podemos deducir entonces que lo que no vemos es más importante que lo que vemos.

Un pequeño consejo, cuando debas tomar una decisión importante o hacer un juicio delicado, piensa en aquello que te estás perdiendo o que no conoces y no solo en lo que conoces.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores