Skip to content

4 preguntas que me hice sobre la estrategia

8 octubre, 2011

Estrategia

Soy consciente de que la palabra estrategia está un poco gastada. Estoy convencido de que es la palabra más usada en cualquier Consejo de Administración. Sin embargo, ¿tenemos claro de verdad qué es una estrategia?, ¿qué no es una estrategia?, ¿por qué debemos tenerla? y ¿cómo elegir la mejor estrategia?

Yo no puedo daros la respuesta a estas preguntas, pero voy dar mis propias respuestas.

¿Qué es una estrategia?

La estrategia es la forma en la que decidimos llegar a un objetivo, es decir, las acciones que vamos a llevar a cabo para conseguirlo. Os pongo un ejemplo:

En una batalla, el general Gallardo adopta una estrategia basada en la fuerza de la artillería mientras que el Coronel Roca tiene una estrategia de sorpresa con infantería ligera. Ambos buscan el mismo objetivo: ganar la batalla, pero cada uno ha elegido una estrategia distinta basándose en sus conocimientos y recursos. El General tiene una gran experiencia en lucha a distancia y además dispone de muchos cañones de precisión, por lo tanto, apuesta por una estrategia de artillería. El Coronel casi no tiene artillería pero cuenta con una infantería rápida y bien adiestrada lo que le hace elegir la estrategia basada en infantería ligera.

Vemos que una estrategia significa elegir unas acciones y renunciar a otras. El General también tiene infantería pero decide poner sus esfuerzos y energías en su mejor arma, la artillería. A cambio, renuncia a un enfrentamiento basado en la sorpresa y en las escaramuzas rápidas. Con esto podemos responder a la segunda pregunta.

¿Qué no es una estrategia?

Una estrategia NO es hacerlo todo. En un curso que nos impartió Ignacio Fonts nos dijo que tener una estrategia supone decidir no hacer muchas cosas. Si en el Plan de Negocio, el emprendedor pone que su estrategia de marketing es poner anuncios en revistas, invertir en SEM, hacer SEO  y banners en realidad no está diciendo nada. Ni siquiera las grandes compañías pueden diversificar tanto su inversión en marketing. Esto significa que el emprendedor debe ser valiente y apostar por una estrategia: “mi estrategia es invertir principalmente en Adwords”, o “voy a contratar a un gurú del SEO para conseguir posicionamiento natural”. Evidentemente, podemos poner un poquito de nuestro dinero aquí y otro allá, pero ¿pensáis que eso va a dar sus frutos? Yo creo que no. Hay que pensar qué sabemos hacer, qué se nos da bien, con cuanto dinero contamos, qué contactos tenemos… y una vez tengamos claro todo eso, hay que elegir. Solo entonces tendremos una estrategia.

¿Por qué debemos tener una estrategia?

Hay muchos motivos para tener una estrategia:

  • Eficiencia. Una estrategia ayuda a focalizar nuestros esfuerzos y nuestros recursos y por lo tanto, a ser más eficientes.
  • Comunicar mejor. Cuando tenemos una estrategia clara, es mucho más fácil comunicarnos con nuestro equipo, socios e inversores.
  • Imagen. Un emprendedor sin estrategia da sensación de poca seriedad, de improvisación y de no conocer su negocio.
  • Claridad. Tener una estrategia ayuda al equipo a tener una guía. Esto da seguridad y confianza.

¿Cómo elegir la mejor estrategia?

Esta es la gran pregunta. Yo no tengo la respuesta, pero creo que sí sé cómo acercarme:
  1. Define primero tu objetivo. Sin objetivo no hay estrategia. Si no sabes que quieres ganar una batalla, ¿cómo vas a definir cómo ganarla?
  2. Investiga. Si quieres definir tu estrategia de desarrollo, primer debes conocer cuánto dinero tienes para contratar programadores y diseñadores, cuánto tiempo le puedes dedicar tú o tu jefe de desarrollo a hacer un seguimiento, qué tecnología es la mejor para el tipo de aplicación que necesitas, etc. Este proceso puede durar unas horas o varias semanas. Dependiendo de lo importante que sea el tema y de su complejidad, necesitarás más o menos tiempo de investigación.
  3. Conoce tus recursos.  Es fundamental saber qué se nos da bien y qué se nos da mal. Tanto a nosotros como a nuestro equipo. Una estrategia a priori buena puede no serlo si no sabemos bien cómo llevarla a cabo.
  4. Elige. Por último, elige muy bien cómo va a ser tu estrategia. Toma decisiones. Incluso aunque no tengas claro que son las acertadas, tendrás que hacerlo. Si no, las ambigüedades debilitarán tu estrategia. Una buena estrategia debe ser clara, concisa, sencilla y realista. Cuando la tengas definida, simplifícala.
Una vez que tenemos nuestra estrategia clara como el agua, ya solo nos queda comunicarla. Asegúrate de que el mensaje es claro y que tu equipo se lo conozca de memoria.
Una estrategia que no se aplica es tiempo perdido.
About these ads

From → Emprendiendo

One Comment

Trackbacks & Pingbacks

  1. Bitacoras.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 109 seguidores