Saltar al contenido

La culpa como herramienta de manipulación

15 junio, 2012

La culpa como herramienta de manipulación

Con este artículo, busco que te pares a pensar en algo que está continuamente a nuestro alrededor y que, por su cotidianidad, probablemente no hayas reflexionado sobre ello. Os voy a hablar de la culpa.

La culpa está arraigada en nuestra sociedad desde hace miles de años. Sin ir más lejos, la religión cristiana utiliza la culpa como modo de control. Si incumples los preceptos morales que dicta la cristiandad, será mejor que te sientas y culpable y te confieses, de lo contrario se te negará el paraíso… Pero la religión no es la única que nos manipula a través de la culpa, también lo hacen nuestros padres, nuestros maestros, nuestras parejas, nuestros hijos, etc.

Cuando un padre le dice a su hijo: “Después de todo lo que he hecho yo por ti me lo pagas así…” está lanzando un dardo contra el sentimiento de culpa de su hijo, esperando que de esa manera, haga lo que él desea. Los niños también son profesionales del tema. “Mama, si no me compras el móvil seré el único de la clase que no tenga y todos pensarán que somos pobres…“. Aunque probablemente es la pareja la que más usa la culpa en su lucha por el control: “Nunca te acuerdas de nuestro aniversario, eso es que no te importo nada…“.

La culpa funciona muy bien porque desde pequeños nos han enseñado que debemos sentirnos culpables o avergonzados cuando hacemos algo que los demás no ven con buenos ojos. Si no te sientes culpable cuando “deberías”, eres un sinvergüenza, no te importan los demás, eres un egoísta o un anti-social. Por lo tanto, suele compensar hacer lo que “deberías” para recibir la aprobación de los demás.

A menudo, los demás van a intentar que te sientas culpable por cosas que no deberías. Simplemente porque tu sistema de valores no coincide con el suyo, o porque ellos le dan importancia a unas cosas a las que tú has decidido no dárselas. Entonces deberás preguntarte, ¿qué son más importante, mis valores o los de los demás? ¿Debo sentirme culpable y así ser aceptado por los demás, o debo ser fiel a los valores que yo he elegido?.

Yo no responderé a esas preguntas por ti, pero sí que puedo decirte que la culpa no sirve para nada. Lamentarnos por algo que ya ha ocurrido es una absoluta pérdida de tiempo, más aún, si ese suceso no va en contra de nuestros principios. Siempre habrá personas a las que no le guste lo que hacemos o que se vean “perjudicadas” por nuestras decisiones, pero eso no significa que debamos sentirnos culpables.

Nuestra cultura y tradiciones nos han legado miles de normas socialmente aceptadas pero que no tienes por qué compartir. Empieza a valorar por ti mismo cuáles quieres seguir y cuáles no. Una vez lo hayas hecho, vivirás mejor, te sentirás mejor contigo mismo y la culpa desaparecerá. Solo debes estar preparado para que haya gente a la que eso no le guste y no lo apruebe, pero eso es ley de vida.

Fotografía de  Funky64 (www.lucarossato.com)

About these ads
7 comentarios
  1. Alexander Enlace permanente

    Si tu superior te hace sentir culpable, entonces es un jefe y no un lider. Te está (ab)usando y no apoyando en tu desarrollo profesional.

  2. A mí me parece un discurso un tanto egocéntrico. Ok en lo de la utilización histórica de la culpa en las religiones. Pero en el resto de casos, me parece que se está llamando ”culpa” a lo que simplemente es tener en consideración los sentimientos de quienes te importan. No está bien valerse de eso para manipular a tus seres queridos, claro, pero abstraerse de ese sentimiento se me antoja peligroso… si educamos nuestra conciencia para no sentir esa ”culpa” -en este caso me gusta más ”responsabilidad”- corremos el riesgo de encerrarnos demasiado en nuestro propio egoismo. Una filosofía válida sin duda, pero no para mí :) Un saludo, buena reflexión!

    • Pertosda, gracias por tu comentario.

      Más que usar la palabra “egocéntrico”, yo usaría la del respeto a uno mismo y sus valores.

      Una cosa es tener en consideración los sentimientos de los demás, algo en lo que estoy completamente de acuerdo siempre y cuando no pasen por encima de los tuyos, y otra muy distinta es la manipulación que hacemos todos alguna vez usando la culpa como arma arrojadiza y haciendo que los demás dejen de lado sus valores para atender a los tuyos.

      Como tú has dicho, hay que educar a los niños a que sean responsables, pero no a que se sientan culpables. Son dos cosas muy distintas que hay que diferenciar. La primera es hacerte cargo de tus actos, lo cual es positivo, sin embargo, la culpa tiene una connotación negativa y no sirve de nada.

      Piensa en una cosa: un mundo en el que todos nos amásemos y respetásemos más a nosotros mismos, seguramente sería un mundo más equilibrado, sano y generoso de lo que es ahora mismo, donde la culpa campa a sus anchas.

      Saludos!

  3. ¡Me ha gustado esto! Esto de la culpa es un tema capital, ¡vital! Val, otro día háblanos de otro grande: La vanidad. Y de cómo una persona vanidosa puede verse manipulada.

  4. muy buena leccion, es muy realista y sabia me hizo bien!, saludos desde argentina

Referencias & Pingbacks

  1. Los 10 mejores artículos de 2012 « Val Muñoz de Bustillo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores