search instagram arrow-down

Deja tu correo electrónico para avisarte de mis nuevos artículos

Entradas recientes

angel maría animales aprender aprendizaje blog cambio clientes competencia constancia consumo creatividad desarrollo e-commerce ecología educación empleo emprendedor emprender emprendiendo emprendimiento empresa empresas enseñanza equipo escribir estrés evento felicidad filosofía foco fracaso frustración gestión hablar información inversión Lean startup libro libros lujo madrid medios de comunicación miedo motivación negociación negocios objetivos película pensar personal personas presentación proyecto psicología simplificar social sociedad sociología socios talento tienda timidez tonterías razonables trabajar trabajo Unikuo valiente valor veganismo vergüenza viaje vida video Web éxito

Déjate llevar

Déjate llevar

Déjate llevar

Hoy he estado viendo una pelicula de Antonio Banderas que se llama Déjate llevar. Trata sobre un profesor de baile que decide ayudar a unos alumnos de instituto conflictivos enseñándoles bailes de salón. Se trata de una película que esconde algunas enseñanzas muy interesantes.

Cuando el profesor de baile le propone la idea a la Directora del instituto, esta no cree que el profesor vaya a durar más de un día. ¿Cómo podría un profesor de baile clásico con modales y refinado enseñar el Vals a unos chavales conflictivos? Efectivamente, estos chavales no tienen ninguna intención de aprender este tipo de bailes pensados para blanquitos de familia bien. Sin embargo, Banderas tiene una idea: lleva al instituto a una sensual alumna de sus clases de baile y bailan un tango delante de los chicos del instituto. Al ver un baile tan sensual, apasionado e intenso, todos quieres aprenderlo.

Es interesante ver cómo podemos enseñar algo, por muy aburrido que sea o por poco interesante que parezca cuando conseguimos relacionarlo con algo que le interesa a nuestra audiencia. Por eso las metáforas son tan útiles y didácticas, porque consiguen que nuestro público centre la atención al hablarles de algo que ellos entienden. Pero esta escena no solo nos enseña el valor de las metáforas, también nos dice que para llegar a la gente, de verdad, hay que sorprenderles, darles algo que les llame la atención y conseguir que no piensen en otra cosa.

A veces pensamos que la música, la educación física y otras asignaturas o actividades similares son una pérdida de tiempo y que en la escuela y el instituto solo deberían enseñarse asignaturas “de verdad” como las matemáticas o la lengua. Yo creo que hay lugar para todo y que como dice Banderas en otra escena de la película, delante de los padres de los alumnos: “el baile enseña la confianza y el respeto en la pareja y en uno mismo”. ¿Y qué hay más importante que la confianza y el respeto? Y lo mejor es que no lo enseña de una manera evidente, sino que lo aprendes sin darte cuenta, participando de un juego, divirtiéndote, compartiendo.

Como habréis notado, me gusta el baile: el clásico, el hip-hop, el baile libre, cualquier expresión corporal que nos ayude a liberarnos y a disfrutar. El baile, cuando se siente, es una terapia para el cuerpo y para la mente.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s