search instagram arrow-down

Deja tu correo electrónico para avisarte de mis nuevos artículos

Entradas recientes

angel maría animales aprender aprendizaje blog cambio clientes competencia constancia consumo creatividad desarrollo e-commerce ecología educación empleo emprendedor emprender emprendiendo emprendimiento empresa empresas enseñanza equipo escribir estrés evento felicidad filosofía foco fracaso frustración gestión hablar información inversión Lean startup libro libros lujo madrid medios de comunicación miedo motivación negociación negocios objetivos película pensar personal personas presentación proyecto psicología simplificar social sociedad sociología socios talento tienda timidez tonterías razonables trabajar trabajo Unikuo valiente valor veganismo vergüenza viaje vida video Web éxito

Tonterías “razonables”

El otro día Ángel María, mi socio en Unikuo, dijo una cosa a la que llevo dándole vueltas una semana debido a su tremenda relevancia en la vida y en los negocios. Teníamos una reunión importante y me dijo

“Val, sería muy interesante que viniese Maria Eugenia, sino, podemos cometer el error de decir tonterías razonables. Me explico: podemos hablar de cosas y explicarlas de forma lógica, y sin embargo, que sean completas tonterías”.

Maria Eugenia es mi asesora de negocio en Unikuo. Su trayectoria profesional en el sector del lujo nos ilumina en un sector que nosotros desconocíamos hasta hace poco. Cuando hablas sobre algo que conoces pero que no conoces en profundidad, es bastante probable que desarrolles teorías y explicaciones que tengan sentido para ti y para la mayoría de la gente, pero que sean auténticas tonterías. Creo que con un ejemplo lo vamos a entender mejor:

Una compañía de telefonía móvil contrata a una consultora carísima para que haga un estudio de mercado para vender móviles de alta gama con internet en poblaciones donde todavía usan móviles básicos. El consultor de 1000€ la hora, experto en análisis de mercados y en gestión de la demanda prepara un estudio “en profundidad” de aquellas poblaciones y pequeñas ciudades donde hay que realizar acciones comerciales. El Consejero Delegado, presenta orgulloso el informe al Director Comercial y dos días después empieza la campaña comercial. En total, 1M € invertidos. Una vez puesta en funcionamiento toda la maquinaria comercial y de marketing se dan cuenta de que, a pesar de todo su esfuerzo, la gente no compra los móviles. La razón: En la mayoría de las zonas objetivo señaladas en el informe, no hay cobertura 3G, y por lo tanto, no tiene sentido pagar 200€ por un móvil con conexión a internet si no hay conexión a internet…

Este ejemplo puede parecer absurdo, pero desgraciadamente, ocurre todos los días en todo tipo de empresas debido a las tonterías “razonables” que exponemos con tanta elocuencia y convicción.

Mis consejos contra las tonterías “razonables”:

  • Si vas a realizar un estudio de mercado, por favor ¡ten en cuenta a los que conocen el negocio de verdad y déjate de consultoras! Es preferible menos metodología y más conocimiento “de la calle”.
  • Duda de la gente que no dude. Si alguien es demasiado categórico sobre una cuestión compleja, seguramente va a meter la pata. Su seguridad puede hacerle dejar detalles importantes de lado con graves consecuencias.
  • No te dejes impresionar por los gurús de la comunicación. A menudo se expresan muy bien y son convicentes pero ¡eso no significa que tengan razón!
  • Intenta ser exceptico y crítico cuando se están tratando temas importantes.

Os reto a que detectéis tonterías “razonables” en vuestro día a día y las comentéis en el blog. Creo que puede ser divertido 🙂 .

4 comments on “Tonterías “razonables”

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Francisco Javier Rubio dice:

    ¡Muy buen artículo Val!.

    En efecto, estamos rodeados de “tonterías razonables” gobernadas por “tontos razonables”.

    En este siglo podemos encontrar numerosos ejemplos como el que acabas de exponer, pero en el S.XVI ya había auténticas tonterías razonables.

    Había auténticos poetas que componían auténticas tonterías en cada una de sus versos. Era tal la forma que imprimían a la palabra que la gente seguía las frases como si fueran mandamientos. Se creó una cultura de la palabra, en la cual se creaban frases y frases sin sentido alguno, sin contenido, donde la gente las respetaba tan sólo por lo bien que estaban escritas y la belleza que transmitían al leerlas. Eran tantas las alternativas semánticas que podía haber, que verdaderamente no servía para nada, tan sólo para disfrute de la gente, no para criticar, comunicar o transmitir. Escribir por escribir, que a veces no viene mal, pero no para transmitir algo objetivo.

    Ahora mismo, podréis leer numerosas leyes o reales decretos, donde sólo ponen parrafadas, que en el fondo dicen bien poco, que lo único que consiguen es confundir a la gente y crearlas inseguridad para que tengan que acudir a un tonto razonable, como son muchos abogados. Te exprimen el dinero y nosotros ignorantes nos dejamos convencer, tan sólo por la forma que tienen de expresarse y la seguridad que manifiestan al leer una ley. Una ley con un fondo de negocio evidente como podéis ver.

    Me parece muy interesante el tema, y creo que deberíamos seguir hablando de ello.

    Saludos.
    FJ. Rubio.

  3. angel maria dice:

    jejeje, retweeteado 😉

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s