search instagram arrow-down

Deja tu correo electrónico para avisarte de mis nuevos artículos

Entradas recientes

angel maría animales aprender aprendizaje blog cambio clientes competencia constancia consumo creatividad desarrollo e-commerce ecología educación empleo emprendedor emprender emprendiendo emprendimiento empresa empresas enseñanza equipo escribir estrés evento felicidad filosofía foco fracaso frustración gestión hablar información inversión Lean startup libro libros lujo madrid medios de comunicación miedo motivación negociación negocios objetivos película pensar personal personas presentación proyecto psicología simplificar social sociedad sociología socios talento tienda timidez tonterías razonables trabajar trabajo Unikuo valiente valor veganismo vergüenza viaje vida video Web éxito

Asume que hay cosas que van a salir mal

Asume que hay cosas que van a salir mal

Fotografía de Eduardo Amorim

Asumir y aceptar que las cosas van a salir mal es realista y positivo. ¡Qué si!, me explico ;).

En proyectos complejos pretender que todo salga bien es una forma de llegar a la desesperación por el camino más corto. Un proyecto en el que todo va bien es porque ya has hecho varias veces algo idéntico, porque es muy fácil o porque solo intervienes tú.  A mí me ha ocurrido, aunque no muy a menudo porque normalmente me gustan los retos difíciles y en los que no domino todos los ámbitos. En definitiva, aquellos de los que puedo aprender.

Los motivos por los que un proyecto puede ir mal soy infinitos y, en muchos de los casos, imposibles de predecir. Veamos algunos ejemplos:

  • Las personas. Es el más habitual. Las personas somos impredecibles. Contratas a gente que son peores de lo que esperabas o que son muy buenos y te los quitan de las manos a los dos días o simplemente no están pasando un buen momento personal y no rinden como esperabas.
  • Cambio en las características del proyecto. Creo que de las docenas de proyectos de software que he liderado no ha habido ninguno en el que el diseño inicial se siguiese milimetricamente hasta el final. Durante el desarrollo, tanto el usuario/cliente final como los programadores, analistas y jefes de proyecto detectan nuevos requerimientos o deciden cambiar algunos de los existentes. No es que la toma de requisitos no se haya hecho bien, simplemente, es demasiado complicado y llevaría demasiado tiempo hacer un toma de requisitos y un diseño perfecto desde un inicio.
  • Circunstancias ajenas al proyecto. Inversores que se retiran, presupuestos que se reducen por motivos políticos, huelga de empleados, epidemia de malaria…

No te preocupes, asume que no puedes controlarlo todo y acepta que las cosas salgan mal como parte de tu rutina de trabajo. Cuidado!!! esto no es un canto al pasotismo y al da igual hacer las cosas mal. Ni mucho menos. Me considero bastante perfeccionista y planificador y por eso solía sufrir mucho cuando las cosas no ocurrían tal cual lo había planeado. Con los años, me he dado cuenta de que eso era un gran error porque siempre había cosas que salían mal y esto me afectaba en mi rendimiento.

¿Ves a Rafa Nadal que se lamente cuando falla un punto? Estoy seguro que a alguien tan trabajador y perfeccionista como él, fallar le duele como al que más. Sin embargo, Rafa tiene claro que si le dedicase 10 segundos a lamentarse, le supondría, probablemente, fallar el siguiente punto.

Es una cuestión de practicidad. Todo el tiempo que dedicamos a lamentarnos por haber hecho algo mal o porque nos ha sucedido algo inesperado es tiempo malgastado y energía derrochada. Además, si lideramos un proyecto, nuestro equipo percibirá esa desazón y se contagiará.

Eso sí, cuando cierres un hito importante, como por ejemplo la puesta en funcionamiento de una Web o de una aplicación, dedícale el tiempo necesario a analizar qué se ha hecho mal y qué se ha hecho bien. Escríbelo en un documento que se llame “Análisis post-proyecto”. Esto lo hice con uno de los proyectos más complejos que he realizado en mi carrera y me ayudó mucho a evitar los mismos errores en futuros proyectos. También nos vino bien saber qué se hizo bien para repetirlo.

En resumen, dedica tiempo al diseño y a la planificación, sé cuidadoso y ten un plan B. Cuando las cosas empiecen a ir mal, que pasará, toma nota y sigue adelante con el ánimo intacto. Es lo normal.

Artículos relacionados: La sistema imperfectoLa tolerancia a la frustración

One comment on “Asume que hay cosas que van a salir mal

  1. Pingback: Bitacoras.com
Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s