search instagram arrow-down

Deja tu correo electrónico para avisarte de mis nuevos artículos

Entradas recientes

angel maría animales aprender aprendizaje blog cambio clientes competencia constancia consumo creatividad desarrollo e-commerce ecología educación empleo emprendedor emprender emprendiendo emprendimiento empresa empresas enseñanza equipo escribir estrés evento felicidad filosofía foco fracaso frustración gestión hablar información inversión Lean startup libro libros lujo madrid medios de comunicación miedo motivación negociación negocios objetivos película pensar personal personas presentación proyecto psicología simplificar social sociedad sociología socios talento tienda timidez tonterías razonables trabajar trabajo Unikuo valiente valor veganismo vergüenza viaje vida video Web éxito

Afila tu sierra para ser más productivo

Afila la sierra

Fotografía de Opinguino

Patxi e Iñaki, dos fornidos leñadores vascos se encuentran en una competición de corte de troncos con sierra (Trontza). Es una competición de resistencia  que ganará aquel que consiga cortar más troncos en un día entero. Patxi desafía a Iñaki: “No tienes ninguna posibilidad, llevo preparándome un año para esta competición y estoy en la mejor forma de mi carrera”. Iñaki permanece en silencio, concentrado. Después de un duro día, tal y como esperaba, Patxi consigue su record y corta 50 troncos. Exhausto pero sonriente se acerca a Iñaki convencido de su victoria. Su sonrisa desaparece cuando ve 120 troncos en el marcador de su adversario. Cabreado le grita “¡Iñaki! qué clase de tramposo eres, es imposible que hayas cortado 120 troncos. Llevo todo el día al límite de mis fuerzas, sin parar ni para beber y he conseguido 50 troncos, mi record absoluto.”. Iñaki, muy tranquilo le dice “¿Te acordaste de afilar la sierra? Yo también he estado a tope todo el día, aunque he parado varias veces para beber, comer un poco y cada 5 troncos paraba a afilar mi sierra”.

Esta historia puede parecer exagerada, pero no lo es. En nuestro trabajo diario, afilar la sierra puede suponer multiplicar nuestro rendimiento varias veces.

En mi carrera profesional he encontrado muchos ejemplos de gente que no afilaba la sierra. Administrativos que no aprovechaban las herramientas que tenían para agilizar su trabajo, ingenieros que, una vez terminada la carrera pensaban que lo sabían todo y dejaban de formarse, profesionales que no leen ni se ponen al día sobre su profesión, empresas que no salen de la subsistencia por estar ahogados en su día a día…

Voy a poneros un ejemplo concreto. Imaginad que un administrativo utiliza Excel pero no sabe que la fórmula de una celda puede aplicarse con una simple combinación de teclas a todas las filas de la tabla Excel. Debido a esta falta de formación, dedica un día entero a copiar y pegar la fórmula en las 3500 filas de la hoja de cálculo. Cuando termine la jornada se sentirá muy orgulloso y podrá decirle a su jefe que ha estado trabajando todo el día a destajo. La realidad es que, su compañero de al lado, mejor formado en Excel, habría hecho lo mismo en 2 minutos.

Lamentablemente conozco muchos casos como este. Por eso, no debemos confundir trabajo y esfuerzo con eficiencia. Sentirnos ocupados es gratificante, pero siempre deberíamos preguntarnos si además de trabajar estamos siendo eficientes.

Otra forma de tener la sierra desafilada es no tener claros los objetivos. ¿Cuántas horas de trabajo habremos tirado a la basura porque no teníamos bien definidos los objetivos de un proyecto? Es tentador empezar a trabajar cuanto antes para tener la sensación de que somos productivos y estamos activos. Sin embargo, si no dedicamos el tiempo necesario a saber qué es lo que debemos hacer ahora y cómo lo vamos a hacer de la forma más productiva, al final del día podemos encontrarnos como Patxi, desolados porque nos hemos dado cuenta de que nuestra dura jornada de trabajo no ha dado sus frutos.

Algunas directrices para tener afilada la sierra:

  • Fórmate. Eso no significa hacer 3 carreras y 5 masters. Para mí la formación más productiva es la autodidacta, ya que en cada momento eliges qué es lo más útil para tu trabajo. Hoy en día internet nos lo pone muy fácil. Personalmente me formo todos los días del año leyendo libros sobre temas en los que debo mejorar y que puedo poner en práctica en ese mismo momento. Por otro lado, suelo leer artículos sobre e-commerce, start-ups, finanzas, emprendedores, etc. para estar al día.
  • No realices ninguna tarea sin conocer claramente el objetivo que hay detrás de ella. Si no la tienes clara, pregunta a tu jefe, agradecerá tu interés por entender lo que vas a hacer. Si eres emprendedor… deberías tener claros los objetivos, ¿no? ;).
  • Utiliza las herramientas en todo su potencial. Dedica tiempo a buscar una de las mejores herramientas para realizar tu trabajo de forma productiva. Una vez que las hayas elegido no te preocupes por estar un tiempo cacharreando con ella y aprendiendo. Es una inversión. Si no lo haces, a la larga lo va a pagar con horas y horas improductivas.
Para tener éxito no es suficiente con trabajar más que los demás, también debes afilar tu sierra periódicamente.

5 comments on “Afila tu sierra para ser más productivo

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Pingback: |
Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s