search instagram arrow-down

Deja tu correo electrónico para avisarte de mis nuevos artículos

Entradas recientes

angel maría animales aprender aprendizaje blog cambio clientes competencia constancia consumo creatividad desarrollo e-commerce ecología educación empleo emprendedor emprender emprendiendo emprendimiento empresa empresas enseñanza equipo escribir estrés evento felicidad filosofía foco fracaso frustración gestión hablar información inversión Lean startup libro libros lujo madrid medios de comunicación miedo motivación negociación negocios objetivos película pensar personal personas presentación proyecto psicología simplificar social sociedad sociología socios talento tienda timidez tonterías razonables trabajar trabajo Unikuo valiente valor veganismo vergüenza viaje vida video Web éxito

El que no llora no mama

Insistencia

Este popular dicho, a veces utilizado de forma despectiva, es uno de los que más te van a servir como emprendedor, tanto si eres empleado como si eres el Director de tu empresa.

Dicho de otro modo, el que no pregunta, el que no replica, el que no insiste, no consigue nada (o muy poco).

Para que os hagáis una idea de la importancia que cobra insistir, en mi lista de tareas pendientes, gran parte de esas tareas son “A la espera de que menganito me llame”, “A la espera de que fulanito me responda al e-mail”, “A la espera…” y así hasta el infinito. Esto lo incluyo en mi lista porque MI responsabilidad es recordárselo a esas personas periódicamente. Ya sé que es una pesadez, y muchos pensaréis que no es necesario, que son ellos los que tienen que responsabilizarse. En la teoría, tenéis razón, pero en la práctica si no insistes, muchas cosas no se hacen.

Recuerdo que cuando trabajaba en Fraternidad Muprespa, uno de los jefes de equipo que trabajaban conmigo era muy sincero y siempre me decía: “Val, lo peor de ti es que eres muy pesado”. Y yo le decía “Tienes razón, pero si no fuese tan pesado, te aseguro que muchas cosas no se harían”. Y esto lo digo porque lo he comprobado. Ha habido épocas en las que me he cansado de insistir a la gente y he dejado de hacerlo. Luego me he dado cuenta de que entonces, las cosas no se hacían.

El problema es que desde pequeños nos han enseñado que insistir, preguntar y cuestionar es malo y lo tenemos tan interiorizado que si vamos a un restaurante y nos sirven un entrecot frío, muchos de nosotros ni lo dirá. Otros lo dirán, pero a la segunda vez que nos lo traigan frío lo dejaremos estar. ¿Por qué si estamos en nuestro derecho? Creo que es una simple cuestión de cómo nos han educado.

Como emprendedores, os aseguro que la tenacidad puede convertirse en vuestra mejor aliada. Solo tenéis que seguir algunos principios básicos:

  • Llevad una lista de las cosas que “os deben” con la fecha de cuándo lo habéis solicitado por última vez.
  • Haced de la insistencia un arte. Repetir las cosas suele resultarnos incómodo porque de alguna manera le estamos insinuando a la otra parte que “no ha hecho sus deberes”. Para que no resulte violento, podéis aprovechar otro asunto que debáis tratar con la otra persona para suavizar el mensaje. Muchas veces, no tendréis que sacar el tema porque el otro lo hará y será mucho más fácil para los dos.
  • Utilizad medios poco intrusivos. Yo intento no interrumpir a los demás presencialmente o por teléfono si no es imprescindible. El e-mail o un sms le dará tiempo a la otra persona y el espacio necesario para responder. Si esto no funciona, entonces probad con el teléfono o la visita.
  • Responded rápido. El ejemplo es la mejor manera de que los demás se responsabilicen. Si tienes algún tema pendiente con los demás, ciérralo rápido y lo más seguro es intenten corresponderte la próxima vez.
  • Estáis en vuestro derecho. Si tenéis la razón, no desistáis.
  • Nos os desgastéis. Habrá situaciones en la que simplemente os ignoren por mucho que pongáis en práctica todos estos consejos, en ese caso lo mejor en desistir y, a ser posible, no volver a tratar con esa persona o empresa.
Afortunadamente hay personas responsables y serias a las que no hay que insistir. Yo intento rodearme de ellos porque me permiten ahorrar energía y da gusto trabajar con ellos. ¡Gracias a todos los que me facilitáis las cosas cada día!
Fotografía de pedromf

3 comments on “El que no llora no mama

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Puedo certificar que eres la definición viviente de la tenacidad 🙂
    Y de otras muchas virtudes también!

    Muy bueno el artículo y todo el blog! Lo he descubierto por casualidad y me tienes leyendo toda la mañana!

    1. vmbustillo dice:

      Manda narices que después de meses sin saber de ti, tenga noticias tuyas por el blog 🙂

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s