search instagram arrow-down

Deja tu correo electrónico para avisarte de mis nuevos artículos

Entradas recientes

angel maría animales aprender aprendizaje blog cambio clientes competencia constancia consumo creatividad desarrollo e-commerce ecología educación empleo emprendedor emprender emprendiendo emprendimiento empresa empresas enseñanza equipo escribir estrés evento felicidad filosofía foco fracaso frustración gestión hablar información inversión Lean startup libro libros lujo madrid medios de comunicación miedo motivación negociación negocios objetivos película pensar personal personas presentación proyecto psicología simplificar social sociedad sociología socios talento tienda timidez tonterías razonables trabajar trabajo Unikuo valiente valor veganismo vergüenza viaje vida video Web éxito

Lo que aprendí de mi gata

Lo que aprendí de mi gata

En abril de 2011 mi madre encontró una camada de gatitos en la basura. Algún desalmado los dejó allí para que muriesen de frio. Cuando mi madre los encontró, por la noche, dos ya estaban muertos. Cogió a los demás y se los llevó a casa. Los gatos a penas tenían unos días y los cuidó durante las primeras semanas.

Gracias a varias buenas personas, todos los gatitos fueron adoptados pronto. La última se quedó sin adoptar, seguramente porque era el que más carácter tenía. Finalmente, Marisa y yo, la adoptamos. Kitty ha sido desde entonces la reina de la casa.

Los gatos son animales con un olfato, vista y oído excepcionales. Su preparación para la caza es perfecta gracias a su velocidad, sus garras y sus dientes afilados. Si los observas, de los gatos podemos aprender mucho.

Hoy os quiero enseñar lo que aprendí de mi gata:

Hay un momento adecuado, no tengas prisa y espera a que llegue.

Cuando juegas con Kitty, puede estar varios minutos agazapada esperando el mejor momento para abalanzarse sobre ti. Te mira fijamente, se agacha y espera con paciencia el mejor momento para atacar.

Las personas, y yo me incluyo, a menudo somos demasiado impacientes. Aún sabiendo que es mejor esperar a que llegue el momento apropiado, preferimos adelantarlo para obtener la gratificación lo antes posible. El gato sabe que si no quiere desperdiciar energía, debe esperar al momento justo, ni antes, ni después.

Hay tiempo para jugar y tiempo para cazar

Un gatito sabe cuándo debe sacar las uñas y cuándo no. Si no lo hiciese así, los hermanos de una camada se matarían entre ellos. En nuestro día a día, esto se puede traducir en que hay que saber cuando sacar las uñas (poner las cosas claras) y cuándo no (cuando debemos tomarnos las cosas menos en serio). Saber cambiar del modo juego al modo pelea es fundamental en nuestra vida profesional y personal.

El modo prueba-error funciona

Cuando mi gata quiere algo, maulla. Tiene muchos tipos de maullidos, por lo que hace uno, y si no le funciona, prueba con otro, y así, hasta que hago lo que ella quiere (abrirle la puerta, darle comida…). Con el tiempo, Kitty ha aprendido qué maullidos le sirven para cada cosa.

Desgraciadamente las recetas y procedimientos solo sirven para las cosas “fáciles”. Los proyectos o retos complejos no tienen recetas por lo que no nos queda otra que usar el método prueba-error. No tengas miedo a probar y a fallar, es parte del juego y hasta los mejores lo hacen así.

Si ronroneo me hacen mimos

Todo gato sabe que con acurrucarse a tu lado y ronronear, te tienen a sus pies. Los humanos no somos muy distintos, si nos mostramos vulnerables y somos amables y cariñosos, los demás nos corresponderán con cariño y ayuda. ¿No es genial? Vale, no siempre es así, pero muchas veces sí, y eso es lo que importa.

Dormir es saludable

En cuestión de dormir y descansar, creo que los gatos nos pueden dar muchas lecciones 🙂 Sí, no se cortan por dormir 12 o 14 horas diarias. Cuántas veces nos enorgullecemos de lo poco que necesitamos dormir… “yo duermo de media 6 horas diarias…”, “¿tanto?, yo duermo 5 y me sobra…”. Dormir y descansar bien es necesario, igual que comer o hacer deporte. Cuidado porque a veces, por querer aprovechar más el tiempo, acabamos perdiéndolo por no estar plenos de energía.

Los gatos, los perros y todos los seres vivos tienen mucho que enseñarnos. Solo hace falta que les prestemos atención.

3 comments on “Lo que aprendí de mi gata

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Marisa dice:

    Bueno, aunque has copiado un poco mi idea… (ejem, ejem) me ha gustado mucho el artículo y, sobre todo, porque creo que es realmente así… y mi gata me enseña muchas cosas todos los días. Aunque luego yo no la haga caso…

  3. Francisco Muñoz de Bustillo Ayuso dice:

    No tengo gatos pero de ellos he aprendido un poco el arte de estirarme. En eso son maestros y en lo de dormir, ahí si que tengo una asignatura pendiente…y voy a tratar de aprobarla.
    Tu abuelopaco

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s