search instagram arrow-down

Deja tu correo electrónico para avisarte de mis nuevos artículos

Entradas recientes

angel maría animales aprender aprendizaje blog cambio clientes competencia constancia consumo creatividad desarrollo e-commerce ecología educación empleo emprendedor emprender emprendiendo emprendimiento empresa empresas enseñanza equipo escribir estrés evento felicidad filosofía foco fracaso frustración gestión hablar información inversión Lean startup libro libros lujo madrid medios de comunicación miedo motivación negociación negocios objetivos película pensar personal personas presentación proyecto psicología simplificar social sociedad sociología socios talento tienda timidez tonterías razonables trabajar trabajo Unikuo valiente valor veganismo vergüenza viaje vida video Web éxito

Aprender a aceptar los días jodidos

Aprender a aceptar los días jodidos

Cada día me levanto e intento ser mejor persona y vivir mejor, sentirme en paz y hacer felices a los que están a mi alrededor. Pero no voy a negar que hay días que no me apetece levantarme y que me han quitado las fuerzas mediante una jeringuilla. Estos días suelen ir acompañados de desgana, por más que me ofrezcan hacer esto o lo otro no me apetece. Tampoco me apetece quedarme sin hacer nada, por lo que me siento frustrado. A menudo también me duele la cabeza, o el estómago, o cualquier otra cosa. Es como si mi cuerpo también se encontrase mal y apático.

Esto es así para todos, al menos, no conozco a nadie que no tenga estos días. Y ante esta situación podemos hacer dos cosas, enfadarnos con nosotros mismos por ser incapaces de estar bien y de disfrutar del precioso día que hace en la calle o aceptar que estamos así y que pasará pronto. Incluso podemos intentar acelerar la cura forzándonos a salir y a hacer cosas. Pero si no, tampoco pasa nada. El problema se convierte de verdad en un problema cuando hay conflicto, es decir, cuando estamos mal y nos decimos “¿Por qué!!!??? no quiero estar así!!!” y nos compadecemos de nosotros mismos. Esto no nos ayuda a salir de la situación si no a estar mucho peor. Si nos embuclamos, corremos el riesgo de alargar la apatía (hay gente que la tiene crónica).

Así que si os habéis levantado con mal pie, no os deis mayor importancia, pasará y seguramente será pronto. Si veis que no es así, preguntaros si hay algún problema real que no hayáis resuelto y que os provoca la desazón. Quizá el malestar no es simplemente un mal día si no algo que no habéis resuelto y que os tiene preocupados. En ese caso, lo mejor es coger el toro por los cuernos y sacar ese problema de vuestra vida.

Fotografía de Gregory Bastien

One comment on “Aprender a aceptar los días jodidos

  1. Todo en la vida es pasajero, también los días jodidos 🙂

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s