search instagram arrow-down

Deja tu correo electrónico para avisarte de mis nuevos artículos

Entradas recientes

angel maría animales aprender aprendizaje blog cambio clientes competencia constancia consumo creatividad desarrollo e-commerce ecología educación empleo emprendedor emprender emprendiendo emprendimiento empresa empresas enseñanza equipo escribir estrés evento felicidad filosofía foco fracaso frustración gestión hablar información inversión Lean startup libro libros lujo madrid medios de comunicación miedo motivación negociación negocios objetivos película pensar personal personas presentación proyecto psicología simplificar social sociedad sociología socios talento tienda timidez tonterías razonables trabajar trabajo Unikuo valiente valor veganismo vergüenza viaje vida video Web éxito

El juego de la vida

El juego de la vida

Últimamente juego mucho a juegos de mesa porque antes del verano me hice socio de un Club. Esto me ha hecho reflexionar: ¿qué ocurriría si nuestra vida fuese un juego de mesa que durase 90 años?

¿Y si te digo que tú eres una ficha en el tablero y que nada de lo que ocurre en el juego te afecta de verdad? Así es como veo el mundo, para mí no es más que un gran juego. Como soy una ficha de plástico en un tablero, he decidido no tomarme demasiado en serio, aunque he de reconocer que a veces no me gusta perder, pero en fin, se trata de un juego…

Cuando comprendes que este aparente disparate tiene más de verdad de lo que has creído hasta ahora, te liberas. Empiezas a mirar a tu alrededor y ves cartas, tableros y otras fichas de plástico. Todo deja de parecer tan serio y tan definitivo. Cuando quieres paras el juego y vuelves a tu VIDA. Entonces, desde ese pedestal privilegiado te conviertes en observador de tu propio juego.

Probablemente muchas de las fichas de tu alrededor hayan permanecido tanto tiempo atrapadas en el juego que se hayan convencido de que son piezas de plástico encerradas en su pequeña porción del tablero. Sin embargo tú sabes la verdad y es genial porque es mucho más divertido jugar cuando sabes que es un juego.

Te propongo un ejercicio:

La próxima vez que te ocurra algo que te disguste mucho o que despierte tu ira, cierra los ojos y sal de tu cuerpo, imagina que eres un observador privilegiado y obsérvate a ti mismo como una ficha en un tablero. Mira a tu alrededor, elévate todo lo que quieras, visualiza tu casa, tu manzana, tu ciudad, el mundo… Ese mundo no es real, esa ficha no eres tú, tú eres el observador, el que mueves la ficha en la partida. Nada de lo que ocurra en el juego es muy importante, nada puede afectarte de verdad porque solo es un juego.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s