search instagram arrow-down

Deja tu correo electrónico para avisarte de mis nuevos artículos

Entradas recientes

angel maría animales aprender aprendizaje blog cambio clientes competencia constancia consumo creatividad desarrollo e-commerce ecología educación empleo emprendedor emprender emprendiendo emprendimiento empresa empresas enseñanza equipo escribir estrés evento felicidad filosofía foco fracaso frustración gestión hablar información inversión Lean startup libro libros lujo madrid medios de comunicación miedo motivación negociación negocios objetivos película pensar personal personas presentación proyecto psicología simplificar social sociedad sociología socios talento tienda timidez tonterías razonables trabajar trabajo Unikuo valiente valor veganismo vergüenza viaje vida video Web éxito

¿Vives la vida que tú quieres?

Vives la vida que tú quieres

¿Alguna vez te has hecho esa pregunta? Quien no lo haya hecho se habrá quedado con cara de ¿qué clase de pregunta estúpida es esta? Habrá quien sí se la haya hecho alguna vez pero la haya desechado por creer que nadie puede vivir la vida que desea realmente. Por último estamos los que nos la hacemos todos los días y creemos que es posible moldear nuestra vida y que se parezca mucho a lo que realmente buscamos.

La vida es como un rio de aguas bravas, si no remas y te esfuerzas, te arrastra hacia donde ella quiere. La cultura, los dictados morales y religiosos, los preceptos sociales, todo ello nos hace ir a todos en una misma dirección: estudia, estudia más, busca un trabajo bien remunerado, cásate, ten hijos, jubílate y disfruta lo que te quede… Es una simplificación burda pero creo que refleja bastante bien lo que a todos nos parece lo adecuado, al menos en nuestra sociedad.

Nadie nos explicó que había otro camino. Las películas, las series, la publicidad, nuestros vecinos y amigos, todos apuntan hacia la corriente. Y sin embargo, no nos encontramos bien, nos sentimos extraños en esta vida prefabricada. Nadie nos preguntó si era lo que queríamos. Los que remaron contra la corriente o se desviaron por afluentes oscuros son tildados por la sociedad como raros, vagabundos, hippies, tirados o excéntricos. Quizá esa crítica velada está teñida de una envidia hacia quienes eligieron su camino a pesar de la corriente.

Durante más de 25 años yo he seguido la corriente, aunque me haya salido de ella a menudo, al menos desde el punto de vista intelectual. Pero los últimos años me he ido dando cuenta de que el rio no me llevaba hacia donde yo quería y desde entonces, busco y exploro mi propio camino. Esto tiene un precio desde el punto de vista social, y probablemente desde el económico y familiar. Sin embargo, no hay nada como sentirte dueño de tu propia vida y explorar las infinitas posibilidades que nos brinda este mundo tan rico y que por comodidad hemos reducido a 2 o 3 caminos pre-fabricados.

No es difícil, solo requiere tiempo y reflexión. Siéntate con un lápiz y un papel y escribe sobre tus sueños, escribe sobre aquello que tienes y de lo que quieres deshacerte, escribe sobre los sitios donde quieres viajar o vivir, sobre el proyecto alocado que siempre soñaste. Hazlo sin el filtro de la crítica racional que tu entorno ha implantado en tu cerebro lógico. Escribe como si todo pudiese hacerse realidad gracias al mago de la lámpara. Ese es el principio del viaje, luego ten valor para abandonar la comodidad de tu rutina y rema para desviarte por alguno de los afluentes sobre los que has soñado. Créeme, lo puedes hacer y será la mejor decisión de tu vida, al menos será tu decisión.

4 comments on “¿Vives la vida que tú quieres?

  1. Paco dice:

    Lo que escribes es tan sencillo como cierto, tan evidente que da vértigo pensarlo en serio. Y sin embargo, como tú dices, ¿cuántos se enfrentan sinceramente a esa pregunta y cuántos de los que lo hacen se atreven a llegar hasta el final”.

    Sin embargo, hay máximas populares que lo recuerdan : “Es preferible arrepentirse de una mala decisión que preguntarse toda la vida qué habría pasado si la hubiéramos tomado”.
    Luego está el terror ancestral ante lo desconocido. Si seguimos el mismo camino que todo el mundo nos sentimos arropados, podemos sentirnos vacíos y tristes, pero nos sentimos “acompañados” por todos los demás cobardes… “Mal de muchos, consuelo de tontos”. “¿Donde va Vicente? donde va la gente”. ¿De verdad creémos que no podemos llevar una vida mejor (todos los habitantes del planeta) que la que llevamos? ¿Que con el nivel de desarrollo económico y técnico no podríamos vivir la utopía soñada por las civilizaciones desde hace siglos?

    Yo cada día que pasa me siento más satisfecho de estar viviendo MI PROPIA VIDA, de ser un hombre libre, si no tanto como los nativos norteamericanos, que solo poseían las grandes llanuras y un caballo, sí como habitante del siglo XXI, en una Tierra cuya huella humana me avergüenza y cuyo sistema social me parece cruel y suicida, pero que intenta ser fiel a sus ideas dentro de sus propias limitaciones.

    Yo me hice esa pregunta cuando estaba en la universidad, después de un viaje revelador, y me la he seguido haciendo en determinados momentos de mi existencia, cuando la vida parecía haberse detenido a mi alrededor. Y nunca me he arrepentido de perseguir mis sueños.

    ¡Ánimo!

    1. vmbustillo dice:

      Paco, tú eres un ejemplo a seguir en el que yo me he fijado y gracias a gente como tú los demás podemos ver que otra realidad es posible.

      Un abrazo.

  2. Alexander dice:

    Quienes tienen la opción de elegir que tipo de vida quiere llevar tienen la suerte de haber nacido en un entorno donde la supervivencia no está amenazada (por falta de alimento, entorno opresor, etc.). En los países desarrollados pocos se dan cuenta que otra vida es posible, y menos personas aún se atreven realmente a dar el paso. Es lo que tiene una sociedad que durante los últimos 50 años ha inculcado que hay que estudiar, conseguir un trabajo de oficina, comprar casa(s), tener coche(s) y tener una pareja e hijos. No importa si debemos ser esclavos de los bancos y manipulados por unos políticos anclados en el pasado (el poder de la jerarquía).

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s