search instagram arrow-down

Deja tu correo electrónico para avisarte de mis nuevos artículos

Entradas recientes

angel maría animales aprender aprendizaje blog cambio clientes competencia constancia consumo creatividad desarrollo e-commerce ecología educación empleo emprendedor emprender emprendiendo emprendimiento empresa empresas enseñanza equipo escribir estrés evento felicidad filosofía foco fracaso frustración gestión hablar información inversión Lean startup libro libros lujo madrid medios de comunicación miedo motivación negociación negocios objetivos película pensar personal personas presentación proyecto psicología simplificar social sociedad sociología socios talento tienda timidez tonterías razonables trabajar trabajo Unikuo valiente valor veganismo vergüenza viaje vida video Web éxito

Iniciando un nuevo proyecto

Iniciando un nuevo proyecto

Cuando escribí el artículo sobre el cierre de Unikuo, os dije que estaba dándole vueltas a nuevos proyectos. Ahora ya puedo decir que uno de ellos me ha calado hondo. Como muchos sabéis, mi formación es técnica y he trabajado como programador, analista y jefe de proyectos durante 9 años. Además, mi experiencia como emprendedor en Unikuo me ha permitido trabajar sobre el proceso completo de creación una Web de bastante complejidad. Al ver que Unikuo no funcionaba, empecé a pensar qué nuevo proyecto podía llevar a cabo que me diese ingresos desde el primer día, que me gustase y que además me viese capacitado para hacerlo bien. Entonces me dí cuenta de que probablemente, lo único que  reunía esos requisitos era crear una empresa de desarrollo de aplicaciones y Web.

Pensando un poco más en ello me di cuenta de lo difícil que me había resultado encontrar a programadores y proveedores serios, que entendiesen las necesidades del cliente y con dotes de comunicación. En general, casi siempre que he trabajado con empresas o freelancers, fallaban en alguno de estos aspectos.

Como no quiero cometer el mismo error que con Unikuo, no he creado la empresa todavía, si no que estoy en proceso de descubrir qué buscan los clientes cuando contratan a una empresa de desarrollo y cuáles son mis clientes ideales (aquellos que buscan lo que yo les puedo proporcionar y que están dispuestos a pagar por ello). Así que siguiendo el método Lean Startup empecé a entrevistar a amigos y conocidos que tienen empresas y han contratado a proveedores para desarrollar sus Webs y aplicaciones. Gracias a este proceso, poco a poco voy corroborando algunas de mis ideas iniciales y añadiendo otras sobre las que no había reflexionado.

Problemas de las empresas al contratar a un proveedor

Aunque todavía llevo pocas entrevistas, he confirmado que la comunicación con el proveedor y el cumplimiento de plazos son dos de los grandes problemas que se encuentran las empresas. También he observado que en el sector hay cierto caos con el asunto de los precios. Algunas empresas, sobre todo las más pequeñas y poco conocidas tiran los precios y acaban trabajando para pagar sueldos mileuristas y conseguir sobrevivir. Consiguen los proyectos de los clientes con presupuestos más ajustados o que simplemente no ven importante invertir en su Web o en su aplicación. Esto tiene como resultado que el proveedor busca acabar su trabajo lo antes posible para rentabilizar los pocos ingresos que ha recibido. Como es lógico el trabajo no es bueno y ambos lados quedan insatisfechos.

Por otra parte, hay empresas más consolidadas que por el hecho de ser conocidas y tener una trayectoria, trabajan con clientes para los que el presupuesto no es un problema y simplemente hinchan las tarifas. Así que nos encontramos con que para una misma Web una empresa te hace un presupuesto de 2.000€ y la otra de 20.000€. Algo falla, ¿no?, probablemente la Web no valga ni una cosa ni la otra.

Muchas veces el precio es elevado porque el cliente pide que su Web tenga una serie de características y el proveedor simplemente las desarrolla. No se molesta en asesorarle para quitar o modificar funcionalidades que no serán necesarias, ya que como le va a proporcionar más ingresos, se calla. Cuando el cliente se dé cuenta de que el 50% de las funcionalidades de su Web no sirven porque sus usuarios finales no las quieren, echará de menos haber contratado a un proveedor que le asesore y que le ayude a crear su Producto Mínimo Viable (PMV). Como es lógico este producto mínimo viable costará desarrollarlo la mitad, pero también le llevará la mitad de tiempo al proveedor, por lo que ambos lados estarán satisfechos y podrán alargar su relación profesional cuando el cliente demande nuevas funcionalidades.

Mi futura empresa

Después de darle vueltas y hablar con unos y con otros, voy perfilando la filosofía de la empresa que quiero crear y que además encaja con mi forma de ser:

Mi empresa será una pequeña empresa con una estructura muy liviana y trabajaré con la metodología Lean Startup, asesorando a mis clientes sobre cómo desarrollar su Producto Mínimo Viable a corto plazo y a bajo coste. A partir de ahí, le acompañaré en el proceso de mejorar su producto a partir del feedback contínuo del cliente. Mi relación con mis clientes será fluida y constante, hablándoles claro de lo bueno y de lo malo para que en todo momento conozcan la situación del desarrollo y hacia dónde va encaminado. Como trabajaré con metodologías ágiles, los tiempos de desarrollo serán cortos, casi siempre por debajo de los 2 meses, y a menudo, de pocas semanas. El precio lo fijaré bajo lo que yo llamo “Precio Justo” para que ambas partes salgamos favorecidas. Para ello, siempre que sea posible utilizaré plataformas que aligeren la carga de trabajo y de tiempo, trabajaré con la máxima de menos es más y buscaré un margen de ganancia suficiente para dedicarle el cariño y el tiempo necesario al proyecto para que mi cliente quede más que satisfecho. Si es así, sé que no tendré que hacer labor comercial o de marketing ya que mis propios clientes me recomendarán. Esto a su vez, me permitirá que mi estructura de costes sea ligera y que mis clientes se vean beneficiados por ello.

Mis primeros proyectos

Todavía no tengo claro si me especializaré en algún tipo de tecnología o de sector, tengo que seguir hablando con gente y estudiándolo, pero ya os digo que tengo en marcha un primer proyecto y que pronto vendrán más, de eso estoy seguro. Si vosotros tenéis vuestra propia empresa y buscáis ayuda para algún tipo de desarrollo, os invito a que me contactéis sin compromiso (podéis ver mi e-mail en la sección Sobre mí). Como estoy en un proceso de investigación previa, me viene muy bien hablar con clientes potenciales para seguir perfilando mi empresa, y si de paso os puedo ayudar con algo, estaré encantado.

Imagen de  felipe_gabaldon

9 comments on “Iniciando un nuevo proyecto

  1. Luis Paris dice:

    Mucho ánimo!! Estoy seguro que estás en mejor posición que nunca para lanzar este proyecto y que despegue rápido

  2. Mucha suerte con el nuevo proyecto!

  3. Alexander dice:

    Reconozco unos cuantos problemas que has mencionado 🙂 Tienes por delante un largo camino en el cual debes demostrar que pides un precio justo para un trabajo adecuado. El reto está comunicar y entenderse bien con el cliente.
    ¡Mucha suerta!

    1. vmbustillo dice:

      Estoy 100% de acuerdo Alexander, la comunicación con el cliente es gran parte del trabajo.

  4. vmbustillo dice:

    Gracias Luis, Youssef y Alexander por vuestros ánimos.

  5. RR dice:

    Hola Val, ten cuidado con esto de que “tus clientes te recomendarán”. El “boca-oreja” funciona mucho menos de lo que parece, al menos para las recomendaciones positivas..Si esto que te digo fuera cierto (yo creo que si) deberás pensar en invertir en comunicación y mk y tu estructura será menos liviana. Yo te recomendaría basarte más en aplicaciones web que en web no funcional. Si te es posible estandarizar, mucho mejor porque “vender horas” es poco rentable y sobre todo ten en cuenta (ya lo apuntas) que conseguir programadores es difícil (aunque este último problema ahora es menor gracias a la crisis).

    1. vmbustillo dice:

      Hola Ramón, soy consciente de que el boca-oreja no es nada fácil de conseguir, aunque creo que es más fácil en el business to business que cuando vendes algo al consumidor final. Para el tipo de empresa que yo tengo en mente crear, la ligereza no es una opción, si no una obligación, y por lo tanto no entra en mis planes hacer mk ni comunicación, pero como siempre, el mercado dirá si es factible hacerlo así o no.

      En cuanto a tu recomendación sobre dedicarme a Web funcional (aplicaciones Web), estoy completamente de acuerdo, y en principio es mi objetivo final, pero soy consciente de lo complicado que es crear una aplicación que tenga éxito y vivir de ella, por eso, hacer otro tipo de webs sería un medio para financiar estas aplicaciones a medio/largo plazo. No solo porque sea más rentable que “vender horas”, si no porque además, me gusta más y me parece un modelo de negocio más interesante que la consultoría.

      Gracias por tus consejos.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s