search instagram arrow-down

Deja tu correo electrónico para avisarte de mis nuevos artículos

Entradas recientes

angel maría animales aprender aprendizaje blog cambio clientes competencia constancia consumo creatividad desarrollo e-commerce ecología educación empleo emprendedor emprender emprendiendo emprendimiento empresa empresas enseñanza equipo escribir estrés evento felicidad filosofía foco fracaso frustración gestión hablar información inversión Lean startup libro libros lujo madrid medios de comunicación miedo motivación negociación negocios objetivos película pensar personal personas presentación proyecto psicología simplificar social sociedad sociología socios talento tienda timidez tonterías razonables trabajar trabajo Unikuo valiente valor veganismo vergüenza viaje vida video Web éxito

Si le gusta a todo el mundo, no estás arriesgando lo suficiente

Si le gusta a todo el mundo no estás arriesgando

Es muy común y muy humano buscar la aprobación de los demás en todo aquello que hacemos, en cómo vestimos, en lo que decimos, en nuestras opiniones y sobre todo, en aquello que hacemos. Cuando eres emprendedor y estás creando algo que debe conseguir clientes, este sentimiento de búsqueda de aprobación y las ganas de que tu producto guste a todo el mundo aumenta.

¡ERROR!

Sé que suenta contra intuitivo, pero si haces algo que gusta a todo el mundo, no estás arriesgando lo suficiente, no estás rompiendo el statu quo. Y pensarás, ¿qué hay de malo en que le guste a todo el mundo? Nada, pero lo normal es que salvo excepciones, si gustas a todo el mundo, no emociones a nadie. No vas a tener fans, no te van a seguir, no vas a marcar la vida de nadie. ¿Y qué? dirás. Pues no pasa nada, tu negocio puede funcionar, pero probablemente no será tan divertido ni tampoco cambiarás el mundo.

Por poner el ejemplo de una de las empresas de las que soy fan, 37Signals, dicen que no a la mayoría de los cambios que sus clientes piden para sus aplicaciones. Lo hacen porque no pretenden gustar a todo el mundo, ellos tienen claro que sus clientes fieles son los que buscan la simplicidad y máxima usabilidad en sus aplicaciones, y que si intentasen contentar a todos, sus programas acabarían siendo un galimatías de funcionalidades que terminarían por disgustar a sus clientes importantes.

Otro síntoma de que gustas a todos es que no te estás mojando, no estás arriesgando, estás yendo por caminos ya transitados a los que la gente está acostumbrada. Esa es la razón por la que tu producto gusta a todos o por la que nadie lleva la contraria a tus opiniones. Si todos nos limitásemos a gustar a todos, no habría evolución, seguiríamos en la edad de piedra. Gracias a dios, mentes inquietas y transgresoras han roto estructuras y han arriesgado. Estas personas brillantes y valientes son los que nos han hecho evolucionar como especie.

Ahora pregúntate si tu quieres ser uno más de los que no buscan problemas y que agrada a todos, si quieres que tus productos no desentonen y que tus opiniones sean seguidas por signos de aprobación o bien vas a jugártela rompiendo esquemas, creando cosas que no valgan para crear otras increíbles, diciendo tonterías para encontrar soluciones improbables y haciendo que unos te amen a costa de que otros te odien.

No te digo que busques convertirte en un artista moderno y que metas excrementos en tarros para romper los esquemas de aburguesados aburridos, pero todos podemos ponerle algo de chispa a nuestras vidas y a nuestras creaciones tomando caminos difíciles y poco transitados que no sabemos qué nos depararán, pero que a buen seguro nos harán pasar buenos ratos.

No existe creatividad en el sendero, búscala entre la maleza.

4 comments on “Si le gusta a todo el mundo, no estás arriesgando lo suficiente

  1. Buen post Val.

    Creo que una buena parte del problema está en que el sistema educativo parece diseñado para convencernos de que es mejor no equivocarse que hacerlo intentando algo nuevo.

    Ken Robinson lo explica genialmente en este breve vídeo:

  2. vmbustillo dice:

    Gracias Cesc, conozco el vídeo y es muy recomendable. Por cierto, después de nuestra charla, me animé a comprar El Elemento y lo estoy leyendo… ya te contaré 🙂

    1. Genial Val, me interesa mucho tu opinión de lo que se comenta en el libro.

      Ken Robinson mola 🙂

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s