search instagram arrow-down

Deja tu correo electrónico para avisarte de mis nuevos artículos

Entradas recientes

angel maría animales aprender aprendizaje blog cambio clientes competencia constancia consumo creatividad desarrollo e-commerce ecología educación empleo emprendedor emprender emprendiendo emprendimiento empresa empresas enseñanza equipo escribir estrés evento felicidad filosofía foco fracaso frustración gestión hablar información inversión Lean startup libro libros lujo madrid medios de comunicación miedo motivación negociación negocios objetivos película pensar personal personas presentación proyecto psicología simplificar social sociedad sociología socios talento tienda timidez tonterías razonables trabajar trabajo Unikuo valiente valor veganismo vergüenza viaje vida video Web éxito

Descubre el elemento sorpresa

El Elemento Sorpresa

Viendo un concurso Australiano de reformadores de casas (sí existen concursos así 🙂 ), reparé en que hablaban a menudo del elemento sorpresa como algo clave para sobresalir sobre el resto de proyectos.

Por poneros un ejemplo de pruebas a las que se someten en el programa, una de ellas era crear un jardín con un tema determinado: mediterráneo, australiano, inglés, etc. a partir de un pequeño terreno vacío. Para hacerlo disponían de 5 horas y de un vivero cercano de dónde podían coger plantas y elementos decorativos. Teniendo el tema, podríamos pensar que para ganar habría que diseñar un bonito jardín que estuviese dentro de ese tema y hacerlo lo mejor posible. Eso sería suficiente si estuviesen compitiendo con gente simplemente buena, pero en este programa los participantes son muy buenos y creativos, por lo que hacerlo bien no es suficiente para ganar.

Por este motivo, los participantes siempre buscan el elemento sorpresa, algo diferenciador y creativo que le proporcione carácter y personalidad a su diseño. Por ejemplo, la participante que tenía que hacer el jardín australiano, eligió para el jardí una especie de arbusto metálico parecido a los arbustos que ruedan por el desierto australiano, además, hizo un escultura a partir de un árbol seco y colgó adornos en él. Una de sus compañeras de prueba le dijo que no le gustaba, que era muy arriesgado. Yo también lo pensé, pero cuando terminaron el jardín, el conjunto era armónico, y esas piezas le daban la originalidad y la personalidad que necesitaban para destacar sobre los demás: el elemento sorpresa.

Los demás jardines eran todos muy bonitos y estaban perfectamente ejecutados, pero les faltaba ese elemento sorpresa, ese toque mágico. Ya os podéis imaginar cuál fue el ganador…

Como siempre, me gusta recoger ideas y llevarlas a otros terrenos, y creo que el elemento sorpresa lo podemos aplicar a cualquier entorno, a cualquier proyecto, negocio, fiesta, se trata de salirse del camino, de arriesgar y de ser tú mismo.

Intenta coger el hábito de preguntarte por el elemento sorpresa. Es divertido, aprenderás y sorprenderás a todos. En el mundo altamente competitivo en el que nos ha tocado vivir no es suficiente con ser bueno, busca el elemento sorpresa.

Si tienes una empresa, start-up o pequeño negocio y siempre buscas el elemento sorpresa, te invito a que nos lo cuentes.

Enlaces relacionados:

El Factor Fred

Crea tu Arte

Imagen de an untrained eye

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s