search instagram arrow-down

Deja tu correo electrónico para avisarte de mis nuevos artículos

Entradas recientes

angel maría animales aprender aprendizaje blog cambio clientes competencia constancia consumo creatividad desarrollo e-commerce ecología educación empleo emprendedor emprender emprendiendo emprendimiento empresa empresas enseñanza equipo escribir estrés evento felicidad filosofía foco fracaso frustración gestión hablar información inversión Lean startup libro libros lujo madrid medios de comunicación miedo motivación negociación negocios objetivos película pensar personal personas presentación proyecto psicología simplificar social sociedad sociología socios talento tienda timidez tonterías razonables trabajar trabajo Unikuo valiente valor veganismo vergüenza viaje vida video Web éxito

Cementerio de empresas: Wemories

Cementerio de empresas: Wemories

He querido empezar este proyecto con la empresa de un buen amigo, Cesc Vilanova. Él me contacto hace tiempo y enseguida vimos ciertos paralelismos entre el cierre de Unikuo y el de Wemories, aunque por supuesto son 2 empresas muy distintas. Os recomiendo que leáis la entrevista con atención porque merece la pena.

Cesc, ¿qué me puedes contar sobre ti?

Cesc VilanovaMi nombre es Cesc Vilanova y actualmente compagino el desarrollo de productos propios con la formación. También estoy aprendiendo, no sin sufrimiento, a desarrollar en Ruby on Rails. Disfruto tratando de convertir una idea en un negocio sostenible que haga feliz no solo al cliente, si no también al que construye el negocio. Me gusta dar formación porque me permite ahorrar tiempo y dinero a los demás compartiendo las lecciones que voy aprendiendo en los proyectos y empresas en las que trabajo.

Soy de letras. Estudié Comunicación Audiovisual y después un Máster en Diseño y Producción de Videojuegos. Empecé trabajando como diseñador de videojuegos en el 2004 en Pyro Studios (la empresa que creó Commandos).

En el 2007, me marché a Zinkia Entertainment (la empresa de Pocoyo) para trabajar primero como product manager y luego como director creativo del área de entretenimiento interactivo. A finales del 2011, me marché de Zinkia para montar mi propia startup, Wemories, empresa que cerró a principios del 2013.

¿Qué me puedes contar sobre Wemories?

Wemories era una red social privada de recuerdos. A través de una plataforma web gratuita, los usuarios podían crearse una bonita línea del tiempo con los recuerdos más importantes de sus vidas.

Wemories 2

El problema que pretendíamos resolver era ayudar a separar el contenido digital que nos gustaría recordar dentro de unos años. La idea era proporcionar un sitio donde no se mezclase lo realmente importante (por ejemplo, la mejor foto del día en que tu hijo empezó a andar), con el contenido más trivial que generamos en masa desde la aparición de las cámaras digitales. Un recuerdo, lo que nosotros llamábamos wemory, constaba de: una fotografía, un breve texto narrando algo relacionado con ese momento y la fecha en la que sucedió.

De manera completamente opcional, y dentro de la propia plataforma, los usuarios podían compartir esos recuerdos con otras personas con quienes tuvieran ese recuerdo en común.

El modelo de negocio era la venta de productos físicos vinculados al contenido digital que se subía. El primero (y último) de esos productos fue la Wemory Box. Se trataba de una caja de cartón con un diseño muy cuidado y que estaba diseñada para regalar, a alguien especial, 12 recuerdos (impresiones de alta calidad).

Mi socio, Fernando Rodríguez y yo, empezamos a trabajar en Wemories a principios del 2011 y abrimos la web al público en noviembre de ese mismo año. La andadura comenzó con mal pie: la Wemory Box no se pudo comprar hasta los últimos días de diciembre, desaprovechando así la opción de vender durante esa primeras navidades.

wemories 3

Durante todo el 2012, tratamos de encontrar una manera de comercializar que nos permitiera aumentar las ventas de manera rentable (vender perdiendo dinero es muy sencillo). A pesar de probar multitud de caminos, no encontrábamos ninguno que funcionara con la urgencia que necesitábamos. Intentamos hacer un último esfuerzo en marketing de cara a las navidades del 2012. Después de navidades y tras ver que las ventas no habían crecido al ritmo de lo que necesitábamos, tuvimos que liquidar el stock.

En febrero del 2013, tras una impresionante respuesta de la gente en esta última fase (llegamos a servir más de 80 cajas en un solo día) nos vimos obligados a cerrar la empresa.

¿Cuáles fueron los factores determinantes que supusieron el cierre de Wemories?

Hicimos bastantes cosas mal, pero creo que estas tres fueron las más decisivas:

1. Buscar feedback externo muy tarde

Estuvimos trabajando durante meses antes de que alguien que no fueran nuestros familiares y amigos, pudiera decirnos qué les parecía lo que estábamos haciendo.

Antes de ponernos a diseñar y desarrollar una solución que teníamos en la cabeza, teníamos que haber investigado más a fondo el problema que queríamos resolver. Es decir, hacer cosas como: visitar a usuarios potenciales, ver cómo guardaban las fotos, preguntarles qué herramientas usaban, si eran de pago o no, preguntarles qué echaban de menos en esas herramientas, qué partes del proceso les frustraban especialmente…

Con esa información habríamos:

Descubierto si el problema que intentábamos resolver existía de verdad.
Entendido los matices del problema, de modo que podríamos haber diseñado una solución más efectiva.

2. Quedarnos sin margen de maniobra

Cuando llegó el momento de decidir el número de unidades de la Wemory Box que íbamos a fabricar de inicio, priorizamos tener un coste/unitario bajo (para ganar un mayor margen con cada venta) en lugar de hacer una tirada más pequeña (renunciando a margen) y guardar algo más de dinero en la caja. Eso, sumado a que sub-contratamos la primera versión del servicio web, hizo que nos quedáramos con poco dinero a pocos meses de haber lanzado.

En los meses siguientes, fuimos descubriendo mejoras fundamentales y errores de bulto tanto en el servicio web como en la Wemory Box, pero solo teníamos dinero para hacer retoques.

3. No comprender cómo funciona el marketing

Una de las disciplinas que menos controlábamos cuando lanzamos Wemories era el marketing. Asociábamos el concepto a anunciarnos de distintas maneras y sitios para atraer posibles compradores. A medida que fuimos conociendo el perfil de gente que nos compraba y sobre todo, entendiendo por qué y en qué momentos nos compraba, fuimos dándonos cuenta que, sin entender bien estas dos cosas, promocionar un producto de manera rentable es casi imposible.

Cuando empezábamos a tener la información necesaria para definir acciones de marketing mejor enfocadas, ya no nos quedaba tiempo ni recursos para implementarlas.

¿Has vuelto a emprender?

Así es. Estoy experimentando con una estrategia completamente opuesta a la seguida en Wemories.

En estos últimos meses he probado 5 ideas de negocio diferentes:

– Un recomendador de cursos online.
– Un fantasy-game de deportes.
– Una tienda online de vinilos decorativos.
– Un marketplace que une estudiantes que no saben a qué dedicarse con profesionales.
– Un repositorio de ideas de diseño de producto que intentaré monetizar en un futuro.

Solo he lanzado la última idea, la cual requiere poca dedicación y que además está pensada como algo a largo plazo.

El resto, las he considerado como invalidadas al no conseguir la tracción que considero necesaria tras las primeras pruebas. Algo bastante normal si se tiene en cuenta que solo consiguen tener éxito entre un 10% y un 30% de las nuevas ideas de negocio. En todos los casos, la inversión necesaria para hacer el test ha sido inferior a los 100 euros.

El plan es seguir testeando hasta encontrar una idea de negocio cuyos primeros resultados me parezcan lo suficientemente prometedores (algo completamente subjetivo) para dar el siguiente paso.

¿Si tuvieses que decirle algo a un emprendedor que empieza, qué sería?

  • Empieza sin dejar tu trabajo o compatibilizando tu actividad como emprendedor con alguna otra actividad que te dé ingresos. Ya habrá tiempo de dedicar todo tu tiempo a tu idea si encuentras algo que funcione.
  • Consigue que alguien te pague por tu producto o servicio dedicando la menor cantidad de recursos posible en desarrollar la “idea”. Ofrece el servicio a pequeña escala y de manera manual si hace falta.
  • Si tu primera idea no funciona, cámbiala. Si tras varios ajustes tampoco funciona, prueba con otra idea diferente.
  • Automatiza solo cuando tengas claro que hay alguien que está dispuesto a pagar por lo que ofreces y que el proceso de escalado (i.e. invertir en desarrollo) puede resultarte rentable.
  • A no ser que quieras replicar algo que ya existe, te resultará infinitamente más rentable experimentar en el mundo real que fantasear en un plan de negocio o documento de especificaciones.

Muchas gracias Cesc por tu sinceridad y claridad de ideas, y mucha suerte con tus nuevos proyecto.

Podéis seguir a Cesc Vilanova en su blog y en su cuenta de Twitter.

Te recuerdo que si has sido emprendedor y has cerrado alguna empresa, puedes ponerte en contacto conmigo para que pueda entrevistarte y aportar un granito de arena a todos los nuevos emprendedores.

5 comments on “Cementerio de empresas: Wemories

  1. jdgar dice:

    Para mi, una de las razones por las que Wemories no funcionó fue por la crisis y la poca capacidad de consumo de la gente. Ellos son un par de profesionales increíbles y la calidad del producto mejora por mil una vez que lo tienes en las manos comparándolo con las fotos que muestra esta entrevista. Ojalá algún día Wemories pueda volver a ser otra vez una realidad en mejores condiciones económicas. Suerte!!

    1. Muchas gracias por tus palabras jdgar!

      Es cierto que el contexto económico no ayudó, pero creo esa es también una de las variables que el emprendedor tiene que tener en cuenta a la hora de escoger en qué sector se va a meter y cuándo lo hará.

      Aún en plena crisis, hay negocios que funcionan mejor que nunca. Negocios gestionados por emprendedores que por suerte o por habilidad, encontraron o escogieron productos que tenían sentido en ese contexto de crisis.

      Un saludo y me alegro mucho que la Wemory Box te gustara 🙂

    2. vmbustillo dice:

      Estoy completamente de acuerdo en lo que dice Cesc, la crisis no debe ser una excusa para no emprender si no para buscar sectores o ideas de negocio que “exploten” la crisis, aunque esto no es fácil, debe ser el objetivo.

  2. Me parece un post fabuloso, lleno de ejemplos y de aclaraciones prácticas. Muchas gracias.
    Creo honestamente que tanto en el colegio como en la universidad deberíamos tener una asignatura, al menos, de emprendimiento, en la cual se tocaran todas estas cuestiones.
    Cesc, estoy totalmente de acuerdo con los conceptos de “experimentos rápidos y baratos” para ver si el mercado tiene realmente un “dolor” o “problema” para el cual nuestro producto o servicio sea una solución.
    Diría que Cesc tiene “auténtica sangre de emprendedor”. Más allá de la experiencia concreta de Wemories antes o después ese talante dará frutos, no me cabe duda. La importancia de la inquietud, la constancia y de la ilusión es, a mi humilde modo de ver, esencial. Recomiendo la biografía de Henry Heinz (http://www.youtube.com/watch?v=tgvQyiU9Mso), el de las salsas. Si alguien duda de su éxito que vea la cuota de mercado que tiene en EEUU, y con Warren Buffet de inversor.
    De nuevo, mi enhorabuena por compartir vuestra experiencia y por escribirla tan bien.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s