search instagram arrow-down

Deja tu correo electrónico para avisarte de mis nuevos artículos

Entradas recientes

angel maría animales aprender aprendizaje blog cambio clientes competencia constancia consumo creatividad desarrollo e-commerce ecología educación empleo emprendedor emprender emprendiendo emprendimiento empresa empresas enseñanza equipo escribir estrés evento felicidad filosofía foco fracaso frustración gestión hablar información inversión Lean startup libro libros lujo madrid medios de comunicación miedo motivación negociación negocios objetivos película pensar personal personas presentación proyecto psicología simplificar social sociedad sociología socios talento tienda timidez tonterías razonables trabajar trabajo Unikuo valiente valor veganismo vergüenza viaje vida video Web éxito

Las tiendas de la desesperación

Las tiendas de la desesperación

Vivo en un barrio muy nuevo donde la mayoría de los vecinos somos gente joven de clase media, media-alta.

A Marisa y a mí nos gusta pasear de vez en cuando por el barrio para despejar la cabeza y estirar las piernas, trabajar desde casa tiene sus ventajas, pero a veces necesito airearme.

No hay nada como salir a la calle y observar para volver a la realidad y quitarte de encima las chorradas de los telediarios, ahora resulta que somos un ejemplo para Europa…

Deja que te cuente lo que yo veo en mi barrio:

Veo pequeños comercios vacíos, gente que probablemente se haya visto obligado a montar una pequeña tienda por su cuenta porque ya no encuentra trabajo, quizás porque trabajaban en sectores que ahora están muertos, o simplemente porque tienen más de 45 años y ya son demasiado mayores…

Claro, es más fácil contratar a un chaval de 23 años y pagarle el sueldo mínimo, una persona más mayor pedirá un salario digno.

Los cierres y aperturas de comercios se suceden todos los meses. A veces cuando tengo temporadas en las que salgo menos porque estoy hasta arriba de curro, salgo a la calle y me doy cuenta de que el barrio ha cambiado. La frutería ahora es una tienda de catas y vinos, la tienda de ropa ahora es un pequeño estudio de pilates y la peluquería ahora es una tienda de regalos. Eso sí, todas tienen algo en común, están vacías.

Cierto es que hay sitios llenos de gente, suelen ser pocos y siempre los mismos. Normalmente son franquicias o algunos pocos elegidos que han sabido montar un buen negocio.

El resto pasarán los días rogando que alguien vaya a su pequeña tienda y les compre, lo justo para pagar las facturas y la cuota de autónomos. Muchos no llegarán ni a eso y tendrán que ir cubriendo agujeros con sus ahorros, hasta que poco a poco, se den cuenta de que en 2 meses se les terminan los ahorros y tienen que cerrar.

Esta situación me rompe el corazón, entiendo que emprender es difícil, pero la mayoría de estas personas nunca habrían emprendido. Solo que no tienen otra cosa porque saben que nadie les contratará.

Estoy casi seguro que el 90% de ellos no saben lo mínimo necesario para montar un pequeño negocio. A veces te das cuenta de que es imposible que determinados comercios funcionen en el barrio, bien porque hay una dura competencia o bien porque no hay demanda para algo tan de nicho en un barrio como este.

Creo que todo sería mucho menos trágico si la Comunidad de Madrid le diese a estas personas una formación básica sobre cómo montar un pequeño negocio y darlo a conocer. Se me ocurre que dicha formación podría enseñar:

Hacer un sencillo estudio de mercado. Enseñarle a los comerciantes cómo hacer un estudio de mercado y qué fuentes pueden consultar. A veces es algo tan sencillo como salir a la calle y observar, pero en determinados negocios hace falta algo más trabajado.

Cómo promocionar un pequeño negocio en el offline y en el online. Campañas de flyers, ofertas de lanzamiento, eventos, dar de alta el comercio en Google maps, usar plataformas de promoción online e incluso hacer Adwords.

Cómo realizar una atención al cliente magnífica. Esto parece de perogrullo, pero no lo es. Además de ser simpático, se puede ir un poco más allá, dar un servicio de reparto a domicilio, programas de fidelización o regalos para clientes fieles.

En definitiva, el problema de estos comercios es que están en el lugar erróneo, venden el producto erróneo o simplemente no saben cómo promocionarse y piensan que con el tiempo los clientes llegarán. El problema es que no tienen tiempo.

La realidad es que a día de hoy es muy difícil competir con las grandes superficies, supermercados y los que montan comercios, deberían tener una formación previa para que las calles no se conviertan en un cementerio de tiendas y pequeñas empresas de servicios.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s