search instagram arrow-down

Deja tu correo electrónico para avisarte de mis nuevos artículos

Entradas recientes

angel maría animales aprender aprendizaje blog cambio clientes competencia constancia consumo creatividad desarrollo e-commerce ecología educación empleo emprendedor emprender emprendiendo emprendimiento empresa empresas enseñanza equipo escribir estrés evento felicidad filosofía foco fracaso frustración gestión hablar información inversión Lean startup libro libros lujo madrid medios de comunicación miedo motivación negociación negocios objetivos película pensar personal personas presentación proyecto psicología simplificar social sociedad sociología socios talento tienda timidez tonterías razonables trabajar trabajo Unikuo valiente valor veganismo vergüenza viaje vida video Web éxito

Ya no como animales

Hace tiempo que dejé de comprar carne en el supermercado, dejé de hacerlo por respeto a los animales que me comía, pensé que comprar carne ecológica me haría estar más en paz conmigo mismo. La lógica detrás de todo era que los animales convertidos en carne ecológica, reciben un mejor trato, tienen más espacio, comen mejor y viven más felices.

Hasta hace 3 semanas era suficiente para mí…

Todo cambió cuando fuimos a pasar un par de días a Olmedo de las fuentes, un bonito pueblo de Madrid. Marisa y yo cogimos 2 días con pensión completa en un pequeño hotel rural llamado La Fuente del Gato. Uno de los motivos para ir allí era que tenían gatos y nos dejaban llevar a Kitty con nosotros.

Cogimos pensión completa porque queríamos descansar y porque su comida vegana tenía buena fama. Luis y Sara nos trataron como a reyes. Desayunamos, comimos y cenamos los dos días sin probar ni una pizca de carne, pescado lácteos ni huevos. Cada comida era un festín de 4 o 5 platos, todos vegetales, todos deliciosos.

Luis nos enseñó cómo se podía disfrutar y amar la comida sin necesidad de dañar a un animal.

Yo nunca me había planteado hacerme vegano, es cierto que alguna vez pensé en hacerme vegetariano (aunque no demasiado en serio), pero qué era eso de no comer queso, ni huevos… con los ricos que están, además, ¿conocéis muchos platos sin lácteos ni huevos? En nuestra cocina, son casi las bases de cualquier plato, y no digamos ya de los postres.

El primer día, antes de la cena, le pregunté a Luis por qué se había hecho vegano. ¿No era suficiente con ser vegetariano? Como me ha había dicho mi padre hace unos meses… eso del veganismo es una moda… y la verdad, yo ni me planteé lo que me estaba diciendo. La lógica de mi padre es que si no quieres hacer daño a los animales es suficiente con dejar de comer carne y pescado, y la verdad, en ese momento, me pareció correcta.

Luis me explicó pacientemente en qué condiciones vivían las vacas lecheras, cómo eran separadas de sus hijos y las situaciones de confinación y tortura que sufrían las gallinas ponedoras. Fue una revelación, las cosas evidentes no lo son tanto hasta que no te las cuentan.

Antes de irme a dormir, cogí un folleto sobre los motivos para hacerte vegano. Se resumía en 4 capítulos:

  • Salud
  • Respeto a los animales
  • Respeto al medio ambiente
  • Religión (este no lo voy a comentar porque no soy creyente)

Me leí el folleto (bastante largo) antes de dormir, nada de lo que leía me era ajeno, pero verlo ahí, todo junto y de una manera tan explícita…

Lloré mientras leía la experiencia de una estudiante de veterinaria que realizó sus prácticas en un matadero y me indigné cuando me di cuenta del perjuicio medioambiental de las granjas industriales. ¿Sabías que el sector ganadero tiene más impacto en el calentamiento global que el del transporte? ¿Sabías que para conseguir una caloría de carne de vacuno se necesitan el equivalente a 25 calorías de vegetales? ¿Sabías que se dedica más extensión agrícola a alimentar al ganado que a las personas? Millones de personas mueren de hambre en países que exportan su soja, maíz y otros cereales para el pienso de vacas que luego nos comeremos en los países ricos, por el sencillo motivo de que la carne está rica.

El otro motivo no me preocupa tanto, la salud, aunque supongo que eso es porque tengo buena salud. No pueden decir lo mismo millones y millones de norteamericanos y europeos que sufren enfermedades cardiovasculares, cáncer y otras enfermedades que son casi inéditas en países donde el consumo de proteína animal es casi inexistente.

Después de esa noche casi sin dormir, fui a la librería del hotel rural y elegí dos libros:

  • El estudio de China
  • Comer Animales

El Estudio de China está escrito por el científico que ha llevado a cabo el estudio más largo y profundo sobre el impacto de la alimentación en las enfermedades occidentales.

El Estudio de China

Básicamente descubrió que el consumo de proteína animal tiene un impacto directo sobre gran parte de las principales enfermedades que nos matan en los países ricos. Puedes creerte o no lo que te cuenta, pero sus estudios y la bibliografía en la que se apoya es muy sólida. De hecho, después de leerlo, no me podía creer que con las evidencias tan claras que hay desde hace décadas, sigamos tan confundidos respecto a la alimentación.

Comer animales es un libro no apto para lectores sensibles. Sí, tampoco lo es para mí… No me avergüenza decir que lloré de pena y de rabia varias veces mientras lo leía. Y sí, tuve que saltarme algunas páginas en las que trabajadores de mataderos y granjas industriales describían con todo detalle el tipo de prácticas, muchas veces generalizadas que se realizan allí.

Comer animales

El autor de libro no es un activista, ni un radical. Él nació en una granja tradicional americana y adoraba la carne. De hecho, presenta la ganadería tradicional y responsable como una alternativa necesaria a la locura genocida de las granjas industriales. Un dato, en Estados Unidos más del 99% de los pollos provienen de granjas industriales. Estos pollos son pseudo-animales, especímenes manipulados por el hombre para engordar rápido a base de piensos, antibióticos y medicinas completamente necesarios para que no mueran prematuramente.

Después de leer Comer Animales, ya no puedo probar la carne… ni el pescado. De hecho, según el autor, los peces probablemente sean los más maltratados de todos los animales que nos comemos. No dedica muchas páginas a hablar de los métodos de pesca y a las piscifactorías, pero es suficiente… ¿Sabías que para que te puedas comer un plato de gambas han tenido que morir docenas de otras especies que son lanzadas por la borda muertas o moribundas? ¿Sabías que para que puedas echarle una lata de atún a la ensalada han tenido que morir varias especies de tiburones que son víctimas de los atuneros?

Comer es una de las cosas que más me gustan en la vida. Me encantan las hamburguesas y el bacalao, la pizza cuatro quesos y el yogur con cereales. Gran parte de mi tiempo libre lo comparto con amigos y familia alrededor de una mesa o en un bar y sí, es casi imposible hacer compatible el veganismo con la vida social.

Sin embargo, sé que dejar de comer animales es la decisión que tendrá un impacto mayor sobre lo que más valoro en esta vida: la naturaleza, lo animales y el respeto a la vida. No se me ocurre nada más importante que pueda hacer para ser coherente de una vez con estos valores.

No va a ser fácil, y sé que mucha gente no lo va a entender, muchos pensarán que es una moda, otros que los animales de granja están ahí para alimentarnos. Habrá quien diga que somos carnívoros por naturaleza…

Yo digo que comer animales es una opción, afortunadamente no los necesitamos para tener una salud fuerte, más bien todo lo contrario. Una dieta variada basada en vegetales, frutas y cereales integrales es más que suficiente para estar sano y tener energía. Y si no, que se lo digan a Carl Lewis, a Serena Williams o al Kun Aguero, 3 deportistas de élite vegetarianos.

Si algo de lo que he dicho tiene sentido para ti, por favor, lee El Estudio de China y Comer Animales, son dos libros que cambiarán tu vida y tu conciencia sobre lo que comes.

6 comments on “Ya no como animales

  1. Gracias, me has ahorrado pasar por la fase de comprar carne ecológica. Mañana me llega el libro “Comer Animales” 😉

    1. vmbustillo dice:

      Me alegro de que te haya removido algo seronofinisher.

      Saludos

  2. Chusa dice:

    Dejar de comer animales puede ser un pequeño granito de arena, pero ante una situación así, no sé si sirve para mucho dejar de comer productos animales, quizás sería más efectivo, al menos a corto medio plazo, denunciar y luchar contra los que realizan prácticas de maltrato a los animales por razones económicas, y contra todo lo que machaca el medio ambiente: la contaminación, el abuso de todos los recursos naturales, la deforestación, el consumo sin freno……..,en fin todo lo que daña el planeta que es casi todo lo que hacemos los humanos.

    1. vmbustillo dice:

      No hay mejor motor de cambio que el ejemplo, y no hay mejor excusa para no hacer cambios que el justificarnos a nosotros mismos que esos cambios no serán suficientes 🙂

      Un beso!

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s