search instagram arrow-down

Deja tu correo electrónico para avisarte de mis nuevos artículos

Entradas recientes

angel maría animales aprender aprendizaje blog cambio clientes competencia constancia consumo creatividad desarrollo e-commerce ecología educación empleo emprendedor emprender emprendiendo emprendimiento empresa empresas enseñanza equipo escribir estrés evento felicidad filosofía foco fracaso frustración gestión hablar información inversión Lean startup libro libros lujo madrid medios de comunicación miedo motivación negociación negocios objetivos película pensar personal personas presentación proyecto psicología simplificar social sociedad sociología socios talento tienda timidez tonterías razonables trabajar trabajo Unikuo valiente valor veganismo vergüenza viaje vida video Web éxito

El denostado poder de la atención

El poder de la atención

¿Cuándo fue la última vez que dedicaste 2 horas seguidas e intensas a una tarea?

En un mundo donde los smartphones son los reyes, poner plena atención más de 5 minutos en algo se ha convertido en una rareza. Esas armas de destrucción intelectual llamadas teléfonos inteligentes nos han robado una de las más preciadas virtudes humanas: la atención.

Probablemente no hayas pensado en ello, o quizás sí, pero hoy por hoy, centrar tu atención de forma intensa durante un largo periodo de tiempo en una actividad es casi imposible. No te sientas mal por ello, el mundo en el que vivimos propicia la distracción, e incluso la alienta. Las notificaciones del móvil, programas de mensajería (tanto personales como profesionales), el uso de varios dispositivos a la vez (casi todo el mundo que ve la tele, usa el móvil o la tablet a la vez), la redes sociales…

Es decir, los inventos de estos últimos 10-15 años nos han convertido en semi-idiotas.

Nos cuesta mantener la atención en clase, en una reunión de trabajo, o simplemente, cuando sacamos a nuestros hijos al parque. La mal llamada multi-tarea, no es tal, los humanos no estamos preparados para ella, cuando centramos nuestro foco en algo, todo lo demás pasa a segundo plano. Resultado: no hacemos bien ni una cosa ni la otra.

Los costes de los cambios de tareas tampoco son desdeñables. Está más que demostrado que cuando cambiamos de tarea, no lo hacemos como lo haría una máquina, residuos de la tarea anterior permanecen en nuestra cabeza, y eso nos hace ser menos efectivos en la nueva tarea. El cambio constante entre tareas tiene un coste tal, que si las empresas fuesen capaces de medirlo, pondrían medidas drásticas para atajarlo.

¿Y qué pasa cuando necesitamos realizar una tarea compleja como analizar un problema, proponer soluciones creativas al mismo o desarrollar una aplicación de software? Estos trabajos son los que se ven más mermados por nuestra incapacidad para centrar la atención, ya que requieren un pensamiento más profundo y una capacidad cerebral mayor. Intenta resolver un problema de matemáticas mientras lees el whatsapp y tienes una serie de tv de fondo, y verás a qué me refiero.

La tecnología modifica nuestra forma de pensar y de comportarnos, y no siempre para bien. Si nosotros no hacemos de guardianes de nuestro pensamiento y de nuestras acciones, nos convertiremos en simples despachadores de cosas, incapaces de resolver de forma adecuada los problemas complejos.

La falta de memoria que todos empezamos a sufrir, y no solo las personas mayores, tiene relación con esa incapacidad de estar atento, escuchar de forma tranquila, y centrarnos en lo que tenemos ahora delante.

Como todo problema, también es una oportunidad. El presente y el futuro es de las personas que sean capaces de dominar su capacidad de atención y de alejarse de los artilugios y ambientes que corrompen esta habilidad.

Lo primero que debes hacer si quieres mejorar tu capacidad de atención es:

  • Silenciar el móvil, o mejor todavía, guardarlo en cajón. Úsalo cuando lo necesites, no dejes que él te diga cuando usarlo.
  • Si estás trabajando en algo, desconecta la wifi y cierra todo lo que no tenga que ver con ese trabajo.
  • Olvida la costumbre de revisar el correo continuamente. Hazlo un par de veces al día y nunca configures el correo en tu móvil.
  • Busca un lugar tranquilo para trabajar, y si no puedes, ponte unos cascos para ahuyentar a los que interrumpen. Es preferible que antes les digas que estás concentrado para que no se sientan heridos 🙂

No tenemos cultura de respetar la atención de los demás, por lo que si trabajas en una oficina, lo normal es que te interrumpan cada poco tiempo. Hay varias maneras de afrontar este problema:

  • Trabaja en casa. Mis horas productivas son las que hago en mi casa, sin duda alguna.
  • Busca una sala de reuniones o despacho vacío
  • Ponte los cascos
  • Busca un horario sin interrupciones y avisa a tus compañeros. Por ejemplo, de 8 a 12 puedes decir a tus compañeros que no te interrumpan

Fuera del trabajo es más fácil. Simplemente, olvídate del móvil. Aunque pienses que es imprescindible, no lo es, yo no lo suelo sacar de casa, e incluso me hago viajes y dejo el móvil en casa.

Resuelta una parte del problema (el ambiente), falta la más importante: recuperar la capacidad para mantener la atención en aquello que nos importa.

Como he comentado, la tecnología nos moldea, y si a un adolescente le quitas sus distracciones, se volverá loco. Esto ocurrirá por un tiempo (como cualquier droga), pero poco a poco recuperará su capacidad de centrarse.

Seguro que has oído hablar del mindfulness, la razón por la que se ha puesto de moda es porque vivimos e una sociedad enferma, y este tipo de prácticas nos ayudan. El yoga, la meditación, andar por el campo, jugar con tus hijos o con tu perro. Lo importante es hacer una sola cosa a la vez, y poner todo en ello. Con el tiempo, recuperarás tu capacidad perdida, y con cierto entrenamiento, puedes volverte un experto.

Si llega el momento en el que eres capaz de poner tu atención en aquello que elijas y mantenerla durante horas, se te abrirá un mundo de posibilidades, no habrá nada que no puedas llegar a dominar, serás más feliz, tendrás más claridad de ideas y te sentirás en paz.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s